viernes, 29 de enero de 2016

Reseña #83: Conversaciones con mi gata

Título: Conversaciones con mi gata
Autor: Eduardo Jáuregui
Editorial: Vergara
ISBN: 978–84–15420–54–5
N° de Páginas: 313
Sinopsis: A punto de cumplir los cuarenta, Sara León no es feliz. Su trabajo en Londres ya no la motiva. Su relación con Joaquín se ha enfriado.
En España, la crisis económica pone en jaque a su familia. Es entonces cuando entra en su vida Sibila, una elegante y misteriosa gata abisinia que parece saber más sobre la vida de Sara que ella misma.
Con su mirada incisiva, su peculiar sentido del humor y la sabiduría de una especie que nos observa desde hace milenios, Sibila ayudará a Sara a enfrentarse a sus desafíos y recuperar sus sueños. Porque hay muchos caminos hacia la felicidad, pero los gatos conocen todos los atajos.

¡Gracias a Ediciones B por el ejemplar!

Opinión: Hagamos cuentas. Si a una loca por los gatos le ofrecen en un catálogo una historia con una gata en la portada, el resultado da esto. Una loca que quiere leer este libro sólo por tener un gato hermoso en la portada y que ni siquiera leyó la sinopsis. 

Sí. Leí la sinopsis pero siéndoles sincera, no le presté mucha atención. Estaba fascinada con la portada, quería tenerlo entre mis manos y leerlo cuanto antes. Ni bien pude leerlo, lo devoré. En menos de veinticuatro horas tenía el libro completamente leído. 

La historia gira en torno a Sara León, una mujer de casi cuarenta años, una española atrapada en Londres que se encuentra en un momento bisagra en su vida. Sabe que lo que tiene no es lo que quiere, que hay algo que le impide ser feliz y la detiene, que no la deja progresar. Uno de esos motivos es su conviviente, Joaquín. Fueron pareja por muchos años pero parece que lo suyo no tiene vuelta atrás, ya no hay química, ni siquiera se cruzan en su propia casa; también se encuentra en un trabajo que no disfruta, haciendo cosas por obligación y que, lo que es aún peor, se contradicen con sus ideales y motivos por los cuales luchó en su juventud. Este rejunte de cosas no hace más que lastimarla, volverla loca y estresarla, cómo no. A todo esto tenemos que sumarle la aparición repentina de una gata en la ventana. Pero no es cualquier gata. Sibila, habla. Es una gata parlanchina, bastante molesta pero con un corazón de oro.

No esperaba una gata que habla. Esperaba algo más realista pero este detalle me hizo engancharme un poco más con la historia. No podía dejar de sentirme un poco identificada con Sara e incluso me planteaba cada medio minuto que si no hubiera cortado ciertas cosas de raíz, el día de mañana podría sufrir lo mismo que la protagonista. 

Los personajes son varios, pero sin dudas, los más importantes son Sara, Sibila, Joaquín, Pip y las mejores amigas de Sara de España. Estos personajes tienen varias apariciones clave a lo largo de la historia y son más que importantes para el desarrollo de la novela. Para saber cuándo un personaje es importante, debemos plantearnos el supuesto caso de su desaparición y pensar ¿La historia sería lo mismo sin ellos? Si la respuesta es no, estamos frente a personajes que pueden cambiar el rumbo de una historia. 

La gata Sibila es un caso aparte. Todo el que ha sido adoptado por un animal sabe cómo estos logran poner patas para arriba nuestra vida, cómo nos enloquecen pero cómo cambian absolutamente todo. Lo sé, lo viví y es lo mejor que le puede pasar a alguien. Por esa razón, me encariñé demasiado con este animal. Es una preciosura aunque como todos los felinos, tiene un carácter bastante imponente. Este libro puede volverse importante para cada uno de los amantes de los animales, para todos los que sentimos esa conexión única cuando los miramos a los ojos.

La novela está divida en tres partes las cuales a su vez se dividen en distintos capítulos, todos narrados en primera persona por Sara. Durante la primera y la última parte, la dinámica de la narrativa es sumamente ágil, los capítulos se terminan con facilidad y deseamos leer más y más. En cambio, la segunda parte, el jamón del sanguche, es bastante tediosa. 

Los giros que la historia da en la tercera y última parte, son bastante bruscos pero son espectaculares. Ese tipo de giro argumentativo que a mí me vuela la cabeza, que me hace feliz. Todo el ritmo que perdió en la mitad, lo recupera y apuesta a más, cerca del final. 
Ahí estaba la ciudad. Londres. El hogar de millones de personas. Y de gatos. Una ciudad que movía el destino de este país e influía en medio mundo. El escenario de mis aventuras y desventuras en estos últimos años. 
La historia tenía todo para convertirse en una de mis favoritas. Una gata y la ciudad de Londres. Listo. Podría haber sido suficiente pero no. Hay ciertas cosas que hicieron que me replanteara esa condición. Si bien la historia es fresca e incluso divertida en ciertos momentos –logró robarme más de una carcajada en la madrugada–, no pude dejar pasar por alto que parece un libro de autoayuda disfrazado de novela. Tuve algunos deja vù y recordé los libros de Coelho, por lo cual, me sentí un poco cohibida e incluso fuera de mi zona de confort. Sibila no hace una aparición sencilla en la vida de Sara, sino que le da consejos, la obliga a hacer yoga, la incita a hacer varias cosas para que su vida desordenada, mejore. Esto es lo que me molestó. Soy de los que creen que si las cosas van a mejorar, van a mejorar hagas yoga o no. Pero bueno, esto me hizo un poco de ruido y me decepcionó un poquito. 

Le recomiendo este libro a quienes no sepan qué hacer con su vida y sientan que un poco de ayuda les viene bien. También se lo recomiendo a quienes estén pasado por una separación o algo parecido. A veces viene bien leer un poco sobre una situación similar a la nuestra. 

Calificación: 
Historia: 3/5
Trama: 3/5
Narración: 4/5
Personajes principales: 4/5
Personajes secundarios: 3/5
Portada: 5/5
¿Reincidencia?: Todavía no lo sé.

2 comentarios:

  1. ¡Hola Rosanelda! Cuando empecé a leer tu reseña no entendía nada... ¿loca de los gatos...? AHHH dije después cuando entendí que te referías a vos misma. Yo también amo a los gatos y de hecho tengo dos gatas de mascota. No conocía para nada este libro y no creo que lo lea porque no es lo que suelo leer... Aunque me llama la atención eso de la gata que habla. No estoy en la situación a quienes le recomiendas el libro así que no sé, si algun día se da, puede que lo lea. Un beso
    PD: Me gusta mucho lo lindo que esta tu blog

    ResponderEliminar
  2. Hola :)
    No me llama nada este libro así que lo dejo pasar...
    Gracias por la info
    Besos

    ResponderEliminar