viernes, 26 de febrero de 2016

Reseña #90: El (sin)sentido del amor

Título: El (sin)sentido del amor
Autor: Javier Ruescas
Editorial: Montena
ISBN: 978–987–3820–21–2
N° de Páginas: 223
Sinopsis: La fiesta que da inicio a las vacaciones parece sacada de una peli: una casa enorme y un montón de chicos bebiéndose el último verano antes de la universidad.
No es el ambiente de Lana, que preferiría estar con la cabeza metida en sus ilustraciones. Pero Ciro, el blogger anónimo del momento y su mejor amigo, la ha arrastrado hasta allí porque dice que es donde está la emoción. Y no se equivoca: en esa fiesta, Lana conoce a un chico con quien se siente inesperadamente cómoda; la anfitriona tiene una gran bronca de celos con su novio y Julia, la mejor amiga de Lana, no llega a encontrarles porque en el camino conoce a un perfecto desconocido con el que pasa la noche.
El problema es que esos tres chicos, el interesante, el infiel y el perfecto desconocido, son la misma persona: Jacobo Casanova. Y aunque Lana lo evite, su destino y el de Jac parecen destinados a colisionar una y otra vez en ese juego sin sentido que algunos llaman amor.
¡Gracias a Penguin Random House por el ejemplar!

Opinión: Los que me conocen saben cuán obsesionada estoy con Javier Ruescas y los que leen el blog saben qué hace poco terminé de leer la trilogía Play. Cuando supe de la llegada al país de esta belleza, comencé a enloquecerme. Tenía que leerlo a como diera lugar. 

Lo primero que se me viene a la mente para describir esta historia es: Lo bueno viene en frasco chico. Lo habría terminado de una sentada de no haber sido por las ganas de dormir que me dio la madrugada fresquita. 

La historia es sencilla, fresca y divertida. A pesar de ser de tamaño reducido, cuenta con más de un giro argumental, enredos y desastres. Engancha de principio a fin. Para quienes aún no han leído nada del autor, esta puede ser una buena opción para empezar y para quienes ya hemos incursionado, es una buena opción para seguir con sus obras. 

La narración en primera persona está a cargo de Lana, la protagonista, quién nos cuenta sus desventuras, las cuales comienzan una noche en una fiesta a la que fue arrastrada por su mejor amigo, Ciro. En esa fiesta conoce a un chico con el cual comienza a hablar sobre el cuadro de Kandinski que tiene como fondo de pantalla pero luego desaparece. En esa misma fiesta, pocos minutos después se arma revuelo cuando una joven descubre a su novio engañándola con otra chica y la noche no termina del todo bien. A todos estos eventos desafortunados tenemos que sumarle la ausencia de Julia, quién no llega a tiempo a la fiesta y conoce a un chico desconocido. Lamentablemente hay algo que une a esos tres chicos y es que los tres son Jacobo Casanova, un chico con reputación de rompecorazones, de ser el típico chico con el que sabés si te enganchás vas a terminar sufriendo. Al descubrir estas cosas, Lana se propone evitar que Jac le rompa el corazón a su amiga pero distintas situaciones hacen que nada salga como lo planeaba. 

Como dije anteriormente, no hay que dejarse engañar por el tamaño de esta belleza. Las apariencias engañan y eso es lo que toda la obra en si, encierra. Tenemos más giros argumentales que en cualquier obra que supere las cuatrocientas páginas, dimes y diretes, enredos, preguntas sin respuesta, dudas, tensión. Enganchar, engancha y no te suelta en ningún momento.

La narrativa del autor es preciosa. Las descripciones son las suficientes, no hay en ningún momento nada excesivo, ni diálogos, ni monólogos internos, ni descripciones. Parece medido con una regla. Por otro lado, los personajes no son los típicos únicos y especiales en los que suelen recaer los autores del género sino todo lo contrario, son comunes, corrientes como cualquier hijo de vecino. 
Y aún así, seguirá dando igual, porque la pintura, como el amor, continuará siendo un total, perfecto y absoluto sinsentido.
En la trama hay algo que tiene muchísima importancia y es la pintura, sobre todo los cuadros de Kandinski. Quedé asombrada porque es uno de mis pintores favoritos así que ya tenía un punto a favor. Esta línea se mantiene durante toda la obra, es un hilo conductor especial que nos dice incluso más de lo que uno piensa. A veces uno se deja llevar por lo que le dicen sobre ciertas personas cuando lo que realmente hay que hacer, es conocerlos e interpretarlos como si fueran obras de arte. 

Calificación: 
Historia: 4/5
Trama: 5/5
Narración: 5/5
Personajes principales: 4/5
Personajes secundarios: 4/5
Portada: 5/5
¿Reincidencia?: Si. Sin dudas. 

1 comentario:

  1. Hola,
    Me alegra que te gustará <3,
    Javier Ruescas es uno de mis autores pendientes :D
    Creo que este será el libro elegido
    Besos

    ResponderEliminar