lunes, 2 de mayo de 2016

Reseña #92: Fénix

Título: Fénix
Autor: Anabella Franco
Editorial: Vergara
ISBN: 978–950–15–2646–2
N° de Páginas: 404
Sinopsis: La misma noche en que Malena sufre el abandono de su marido, quien la deja sola con una hija de cinco años, lejos de allí Sebastián celebra que su vida es todo lo que alguna vez soñó.
Sin embargo, dos años después, nada es lo mismo. Él está atrapado en los negocios y ella en citas desastrosas, hasta que un encuentro fortuito en el lugar menos pensado resucita los recuerdos de ambos. Hace años, vivieron una historia de amor que jamás terminó de cerrarse por completo.
Él quiere demostrarle que nunca la olvidó. La pasión todavía está encendida, pero para Malena, su relación es imposible. Sebastián no dejó de ser un dragón —solo está dormido—, y tiene que volar aunque las cenizas amenacen con volver a convertirse en fuego. ¿Tendrá Malena el coraje de ser el fénix que vuele a su lado?

¡Gracias a Ediciones B!

Opinión: Debo decir que estoy acostumbrada a la excelencia de Anabella Franco, a las descripciones perfectas y las historias de amor entre personas sumamente corrientes; y debo decir que esperé con muchas ansias una nueva novela de este género entre medio de toda la rebelión que se desató con la maravillosa trilogía distópica que hizo resonar el nombre de la autora entre los blogs más juveniles.

Hay algo que caracteriza a las historias que Anabella nos regala y es lo mismo que las hace tan especiales: personajes comunes y corrientes que se ganan nuestro corazón en un abrir y cerrar de ojos. Como nos cuenta la sinopsis, tenemos a Malena y Sebastián, quienes tuvieron una relación cuando eran jóvenes, la cual podemos calificar como el primer amor de ambos y que por distintas cuestiones, se vieron separados el uno del otro, rehaciendo sus vidas sin pensar en lo que podría haber sido de ellas si nunca hubieran tomado el camino que tomaron. Varios años después, Malena es abandonada por su esposo, Sebastián se encuentra atado a obligaciones que nunca pensó tener y parece que todo lo que alguna vez soñaron, se cae a pedazos, sin embargo,  en el lugar menos pensado y de la forma más extraña, sus caminos se vuelven a juntar. 

¿Qué puedo decirles que ya no haya dicho alguna vez en alguna reseña sobre un libro de la autora? Lo hizo de nuevo. No falló. No me decepcionó. Es más, sigue deslumbrándome como la primera vez que leí sus obras. 

Con una narración en tercera persona, presente en todos los momentos clave de la historia, logramos conocer los distintos puntos de vista y gracias a esto, cada punto suelto se va haciendo parte de una línea argumental exquisita. No faltan los saltos en el tiempo, los flashbacks y los detalles que al principio podemos creer que están sueltos pero con el transcurso de la historia descubriremos que nada está librado al azar. 

Los personajes principales me resultaron entrañables: me encariñé con ellos desde que los conocí. Malena es una mujer decidida pero a la vez, con más dudas que certezas. Me sentí muy identificada con este personaje de joven, con su afán de sacarse buenas notas y otras características más. Ya de grande, me inspiró respeto y admiración. Se quedó sola, bancándose a sí misma y a una hija pequeña, trabajando y poniéndole el pecho a las balas para que no les falte nada. Es el tipo de protagonista que la mayoría de las novelas debería tener, una mujer con los pantalones bien puestos que no necesita que nadie haga las cosas por ella. 
–El hombre de calidad es hoy una especie en extinción; el príncipe azul se fue destiñendo,  y ahora solo quedan sapos.
–Pero quizás algún sapo se convierta en príncipe –trató de consolarla su madre. Malena volvió a sonreír, apenada.
–A mí no me gusta besar sapos para ver qué pasa. 
Sebastián es todo lo contrario y me resultó atractivo como personaje por sus ocurrencias y salidas, ya que me hace acordar a la gente que me cruzo a diario en la facultad, por las ganas de luchar por lo que cree correcto y por su manera de vivir. No recuerdo haber leído nada sobre alguien similar. 
–Pensá todo lo que puedas, no creas todo lo que te dicen. Es por tu bien, para que nadie pueda manipularte.
Los personajes secundarios no se quedan atrás. A pesar de ser personajes no muy importantes en la historia –aunque en cierto modo, todo personaje siempre es importante para el desarrollo de la misma– no fueron creados como relleno. 

Las descripciones, al igual que los diálogos, no son excesivas. He leído historias del género en las que llega un punto en que los diálogos pueden saturar al lector al igual que las descripciones innecesarias de objetos o lugares poco importantes. ¿Por qué hago hincapié en esto? Porque la lectura de esta historia es ágil, fresca y rápida, justamente por el motivo antes destacado. 

El desarrollo de la historia entre los dos personajes me tuvo enganchadísima. La sucesión de hechos, la incertidumbre de saber qué fue lo que los unió y qué fue lo que los separó, entre otras cosas, hizo que la lectura de esta novela fuera mucho más que amena. 

Con respecto al dialecto en la narración, ya que muchas personas tienen ciertos prejuicios antes de ponerse a leer algo de nuestra nacionalidad, quiero decirles que no hay uso de modismos nacionales en exceso. Pueden encontrar alguno que otro pero espero que esto no los tire para atrás. Es una historia hermosa que, para quienes somos –en el fondo– unas románticas incurables, se disfruta de principio a fin. 

Calificación
Historia: 4/5
Trama: 4,5/5
Narración: 4/5
Personajes principales: 4/5
Personajes secundarios: 4/5
Portada: 4/5
¿Reincidencia?: Sin dudas.

5 comentarios:

  1. donde hubo fuego cenizas quedan dicen :P jeje la verdad que las novelas románticas no son lo mio, me traen malos recuerdos personales (? ah jajaja creo que el éxito de este tipo de novelas es la identificación de la gente para con ellas, quien no tiene una historia de amor? buena reseña, abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Que buena reseña! No conocía a la autora, pero sabiendo que te gusta tanto y que es argentina, me la apunto... No se por que hay gente que no lee nacionales, debe de ser cipayismo... Anda a saber! Hay montones de escritores más que buenos: Sergio Aguirre, Cortazar, Walsh, Mariana Furiasse, etc.
    Nos leemos!
    Naty de losdevoralibross.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ro!! Como siempre, me encantó tu reseña.
    ¡¡Quiero conocer a estos personjes!! Malena tiene caracteristicas que un personaje tiene que tener para que me guste. Por lo que observé (en su saga distópica) Anabela también usa ese valance entre dialogos y descripciones que hace a la historia más llevadera.
    Amo el romance (el de la vida real no jaja) y si a vos te gustó este libro seguro a mi también.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, cómo estás? Espero que bien. Me gustó mucho la entrada. Besos

    ResponderEliminar
  5. Holaa! Yo ya me declare fan de Anna pero como bien decís vos de su famosa trilogía distópica que arrazo en él mundo adolescente.
    Me gusto mucho tu reseña pero este no es mi género favorito,así que pese a él cariño que le tengo a Anna no lo voy a leer.
    De todas formas me alegra muchísimo que no te haya desepcionado y que te haya gustado tanto.
    Un beso,
    Mica.

    ResponderEliminar