miércoles, 24 de agosto de 2016

Reseña #96: Flora y Ulises

Título: Flora y Ulises. Las aventuras iluminadas.
Autor: Kate DiCamillo
Editorial: Gran Travesía
ISBN: 978-607-735-412-3
N° de Páginas: 231
Sinopsis: ¡Ella es una cínica irremediable! ¡Él es tan sólo una ardilla! Juntos, Flora y Ulises, vencerán a los villanos, defenderán a los indefensos y protegerán a los débiles. O algo así.
Esta historia comienza como las mejores historias de superhéroes, con un trágico accidente que tiene consecuencias inesperadas. La ardilla no vio cómo la aspiradora se le echó encima, pero Flora Belle Buckman, que ha leído todos los ejemplares del cómic ¡Cosas terribles que pueden sucederte a ti!, es la persona más preparada para salvarle. Lo que nadie podía imaginar es que Ulises —la ardilla— volvería a la vida con superpoderes: ahora vuela, tiene una fuerza prodigiosa, y escribe poesía —aunque con faltas ortográficas—.
Una hilarante historia sobre la amistad, la esperanza, el amor y la grasa de foca.

Gracias a Editorial Océano por el ejemplar.

Opinión: Miento si digo que alguna vez leí mucho sobre esta historia. Si había oído su nombre y era un título que aparecía con frecuencia en mi inicio en Goodreads, conocía muy por arriba de qué trataba pero jamás me preocupé por conocer a fondo su argumento. Soy una de esas convencidas que creen que las cosas pasan por algo y el nunca haber leído demasiado sobre este libro influyó muchísimo en mi lectura. 

Flora y Ulises sigue de cerca las aventuras de estos dos personajes tan peculiares, de esta dupla invencible. Para empezar… ¿Quiénes son Flora y Ulises? Flora es una nena en pleno crecimiento, en ese momento bisagra entre la niñez y la pubertad, en esa etapa desgastante; una nena que creció junto a unos padres un poco peculiares y con la convicción de que es una cínica. Al principio me resultó chocante ese aura de "única y diferente" que la autora le estaba otorgando pero con el paso del tiempo Flora demuestra que sólo es una coraza y conocer a la verdadera es algo maravilloso. Ulises es una ardilla. No. Mejor dicho es un sobreviviente. No puedo describir con pocas palabras el cariño que le tengo a una simple ardilla ficticia. Me llena el corazón ese pequeñito. Quiero abrazarlo. Es un personaje que se hace querer.

Nuestros protagonistas se conocerán, como todos los grandes héroes, gracias a una desventura, a un imprevisto y, como todas las grandes duplas, se harán inseparables. 

Si tuviera que describir con una sola palabra esta historia, seguramente diría que fue una lectura fresca. Fue una lectura de día y medio que tranquilamente podría haberse reducido a uno sólo. No es una historia pretensiosa, claro está, ya que sus destinatarios podrían ser niños de la misma edad que la protagonista –y por qué no niños como yo, que ya pasamos esa etapa hace largo rato-. Ese dato es algo que no se puede perder de vista para no aburrirse ni creer que esta historia es demasiado blanda.

Narrado en tercera persona, Flora y Ulises, cuenta con algunas ilustraciones y varias viñetas así como también esta edición hace cambios pertinentes en la tipografía de acuerdo a distintas situaciones, títulos, etc. Es una lectura divertida que complementa todos los recursos gráficos posibles. 

Quiero tomarme un rato para hablar de varios personajes y de su importancia. Para arrancar, tenemos a la madre de Flora. Una mujer un tanto excéntrica, escritora de novelas románticas exitosas al mejor estilo Nora Roberts pero que en la vida real, en materia de tacto y sensibilidad en las relaciones va un poco mal. Debo decir que es un personaje muy importante y que, si bien al principio me generó muchísimo rechazo, logré aceptarla con el paso de las páginas. 

Por otro lado tenemos al padre de Flora, un hombre desganado, el típico hombre que perdió el rumbo y que olvidó cuáles son las buenas cosas de la vida. Me encariñé muchísimo con él y su aparición en la historia es tan relevante como la de los mismísimos protagonistas. 

También está William Spiver, el sobrino nieto de la vecina de Flora. No puedo describir fácilmente lo que me generó este personaje. Cada tanto quería que cerrara el pico, que dejara de hablar e interrumpir en momentos clave pero luego aprendí a quererlo. William Spiver es un típico personaje que con diez años más uno puede cruzarse en una facultad de Humanidades, ese tipo de persona que no se conforma con lo que lee y busca explicaciones por sí mismo. Pero no está solo. La doctora Meescham, la vecina del padre de Flora es un personaje de la misma índole. En varias situaciones deseé tener una vecina como ella para instalarme a hablar de la vida, de su vida en su pueblo natal y sobre los trols.

A pesar de tener una narración excesivamente lineal –los saltos en el tiempo son prácticamente nulos-, esta historia logró mantenerme atrapada desde el principio al fin. Quizás necesitaba este tipo de lectura, reafirmar mi pasión por las cosas sencillas y hermosas. Tal vez otro día les hable con más detalles –y con spoilers, lo lamento- sobre esta historia porque siento que tiene muchísima tela para cortar. 

Para cerrar, quiero decirles que tengan siempre presente que no todos los héroes usan capa… Algunos saben usar una máquina de escribir. Y tienen hambre. Mucha hambre. 

Calificación:
Historia: 4/5
Trama: 4/5
Narración: 3/5
Personajes principales: 4/5
Personajes secundarios: 4/5
Portada: 4/5
¿Reincidencia?: Seguramente. 

5 comentarios:

  1. Hola!!

    Precisamente hace un par de minutos acabo de leer una reseña de este libro. En aquella reseña quedé encantada con la historia y ahora no puedo sino decir que definitivamente tengo que conseguir el libro.

    Se nota que es una historia peculiar y una aventura que vale la pena vivir, por lo que me voy mucho más convencida de leerlo. Gracias por la reseña.

    Nos leemos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Ya con la sinopsis largué una carcajada, así que imagino que el libro debe ser muy divertido. Últimamente no estoy leyendo libros infantiles, simplemente porque no tengo muchas ganas, pero es la segunda reseña que leo sobre éste y la verdad es que merece agregarlo a los "Want-to-read" de Goodreads.
    Qué interesante que, siendo un libro infantil, la autora haya logrado articular tantos personajes secundarios en la trama. Salta a la vista que este no es un libro "del montón".
    Gracias por la reseña! Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Me pasaba como a vos que apenas si había visto el título y algún que otro comentario, pero no sabía muy bien de qué iba la historia.
    Me gusta mucho lo que contás, yo tenía miedo que fuese un romance jajaja, no podría haber estado más equivocada.
    Ya me lo anoto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola como estas?
    Este tipo de historias me gustan mucho ya que son para disfrutarlas y entretenerse con la propuestas de su autor. Tambien la edicion es muy bonita.
    Espero leerlo en un futuro.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Rosanelda!!! Tengo que conocer a esa ardilla!
    Si bien solo conocia el titulo de la historia, nunca me había detenido a informarme un poco sobre lo que trataba, y despues de hacerlo ahora, estoy segura de que nunca lo hubiese imagnado. Parece de esas historias de las que seguramente me enamoraria, de las que probablemente me removerian un poco los sentimintos. Me encanto la reseña, y me sorprende y me genera curiosidad al mismo tiempo que los protagonistas sean una niña y una ardilla, es raro, y por eso llamativo.
    Espero leer el libro algún dia, me pone muy feliz que lo hayas disfrutado.
    Te dejo besos ♥♥♥

    ResponderEliminar